Home

Escritos Sagrados

Los miembros de la Fe bahá’í  consideran que los escritos de Bahá'u'lláh son la revelación de la Palabra de Dios. Bahá'u'lláh, cuyo nombre de nacimiento era Mirza Husayn Ali (1817-1892), era un noble persa quien dijo haber recibido una nueva revelación de Dios que cumplía con las expectativas proféticas de las principales religiones;  a la vez que colocaba los cimientos de una civilización mundial.

En 1852, estando encarcelado en una mazmorra en Persia (la actual Irán) por Sus enseñanzas religiosas y sociales, Bahá'u'lláh vivió el más infrecuente y anhelado de los acontecimientos religiosos: siendo de apariencia humana en todo otro aspecto, fue llamado por Dios a traer una nueva revelación religiosa a la humanidad.

Este acontecimiento es comparable con aquellos grandes momentos del pasado cuando Dios se reveló a Sí mismo  a Sus pasados Mensajeros; cuando Moisés se paró frente al Arbusto Encendido; cuando Buda recibió iluminación bajo el árbol Bodhi; cuando el Espíritu Santo, tomando la forma de una paloma, descendió sobre Jesús; y cuando el Arcángel Gabriel apareció ante Mahoma.

Además de creer en las enseñanzas de Bahá'u'lláh, los bahá’ís también reconocen como escrituras sagradas los escritos de Su Heraldo, el Báb (Siyyid Ali Muhammad, 1819-1850); el Corán; el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento; y los escritos sagrados del Budismo, Hinduismo y Zoroastrianismo.

Obras principales

Bahá'u'lláh escribió miles de documentos en persa y árabe que, juntos, formarían más de 100 volúmenes. Traducciones al Español de las obras principales de Bahá'u'lláh se pueden descargar del sitio web del Panel Internacional de Traducción de Literatura Bahá’í al Español.  Las obras principales que han sido traducidas y publicadas en Español incluyen:

  • El Libro Más Sagrado (Kitab-i-Aqdas), el repositorio principal de las leyes e instituciones que Bahá'u'lláh decretó para una futura civilización mundial.
  • El Llamamiento del Señor de las Huestes, una colección de importantes cartas que Bahá'u'lláh escribió a los líderes mundiales de Su época, entre ellos el Emperador Napoleón III, la Reina Victoria, el Zar Alejandro II, el Papa Pio IX y el Sultán Abdul-Aziz. En ellas, Bahá'u'lláh proclama abiertamente Su estación, anuncia  el comienzo de una nueva era y les advierte sobre trastornos catastróficos que sucederán si no logran actuar concertadamente para establecer un orden mundial justo.
  • Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh, una recopilación de pasajes representativos sobre una gran variedad de temas.
  • Oraciones y Meditaciones, una recopilación de oraciones y meditaciones.
  • Las Palabras Ocultas, una colección de principios éticos.
  • El Libro de la Certeza (Kitab-i-Iqan), la obra doctrinal principal de Bahá'u'lláh, que expone el panorama del propósito Divino en la historia humana.
  • Los Siete Valles y los Cuatro Valles, los más conocidos de los escritos místicos de Bahá'u'lláh.

El proceso de revelación

Bahá'u'lláh es el autor de miles de libros, tablas y cartas que hoy constituyen los escritos sagrados de la Fe bahá’í. Una característica única de la revelación de Bahá'u'lláh es la autenticidad de sus escritos. A diferencia de las enseñanzas de Cristo, por ejemplo, que fueron escritas por otros décadas tras ser pronunciadas, las palabras de Bahá'u'lláh fueron apuntadas y autenticadas al mismo tiempo que fueron pronunciadas.

El proceso de revelación—que es lo que los bahá’ís llaman la transmisión de la Palabra de Dios—se describe en varios documentos históricos. Un observador escribió lo siguiente:

“Mirza Aqa Jan (el secretario personal de Bahá'u'lláh)  tenía un grande tintero del tamaño de un tazón. También tenía diez o doce plumas y un montón de papel.

En ese entonces, todas las cartas que llegaban para Bahá'u'lláh eran abiertas por Mirza Aqa Jan. Éste las llevaba a la presencia de Bahá'u'lláh y, habiendo obtenido Su permiso, las leía. Luego, [Bahá'u'lláh] lo instruía que tomara su pluma y apuntara la tabla que se revelaba en respuesta . . . Era tal la velocidad con la que éste escribía la Palabra revelada que la tinta de la primera palabra recién se secaba cuando ya había terminado la página entera. Era como si alguien hubiera insertado un mechón de pelo en la tinta y untado toda la página.”

Traducción y preservación de los escritos

Los manuscritos originales de los escritos de Bahá'u'lláh, algunos escritos en su propio puño y otros transcritos meticulosamente por Sus secretarios personales, en la actualidad se conservan en el Centro Mundial Bahá’í en Haifa, Israel, en una bóveda equipada con la más moderna tecnología de control ambiental. Los investigadores del Centro para el Estudio de los Textos  se encargan de organizar y catalogar los miles de documentos en la colección y de producir traducciones, recopilaciones y comentarios.

Solo se ha traducido a otros idiomas una pequeña parte de los voluminosos escritos de Bahá'u'lláh del persa y árabe originales. La labor de traducción fue comenzada por Shoghi Effendi, bisnieto de Bahá'u'lláh,  quien dirigió la Fe bahá’í entre 1921 y 1957.

Educado en Oxford, Shoghi Effendi contaba no solo con un brillante dominio del inglés sino también con una comprensión considerada como autorizada del significado de los textos. Shoghi Effendi utilizó en sus traducciones una voz inglesa levemente arcaica, parecida a la de la versión Rey Jacobo de la Biblia, que es un estilo que sirve de enlace entre el inglés moderno y el persa y árabe clásicos en los que escribió Bahá'u'lláh.

Por lo tanto, las traducciones en inglés de Shoghi Effendi, y no los originales en persa y árabe, son utilizados para la labor de traducción a otros idiomas occidentales. Selecciones de los escritos de Bahá'u'lláh han sido traducidas a más de 800 idiomas.